Un Youtube para niños de 10 años

Aparentemente, Youtube está trabajando en una versión específica para niños menores de 10 años. Y no es de extrañar.

Si revisamos la demografía de usuarios de Youtube, vemos que cuanto más joven es el grupo de edad, mayor es la penetración de esta red.

2012_July_18_YouTube_US_Demos

¿Cuál será la penetración en menores de edad?

Si partimos de métricas básicas, el 93% de los chavales de más de 15 años se conectan a internet, y el 90% tiene un teléfono móvil, según la encuesta sobre equipamiento tecnológico realizada por el INE en 2013.

Pero es aún más curioso, porque si seguimos retrocediendo, vemos que el 86,6% de los niños de 10 años utilizan Internet. No sabemos de niños más pequeños porque no hay datos recopilados en ese sentido.

Según los censos actuales, de los 7.153 millones de habitantes del planeta, 1.240 tienen actualmente menos de 10 años (según el censo del gobierno de EE.UU.). Es decir, que garantizando un canal seguro para niños de esas edades de menos de 10 años se cuidan de poder acceder a un público que supone más de una sexta parte de la población mundial y que van a pasar toda su vida conectados. Fidelizarles ahora puede suponer un usuario feliz durante los próximos 100 años, si seguimos aumentando la esperanza de vida.

Cuidando a este target, Google se garantiza una audiencia enorme y unos usuarios que ya han sido educados en su ecosistema desde su más tierna infancia. Haciendo hipótesis, estos niños se registrarán en cuanto tengan la edad necesaria para comentar e interactuar con una herramienta que no deja de ser 2.0 (o quizás trampeen su edad, ya puestos) y habrán pasado a ser parte del set de datos de Google sin haber aprendido a atarse los zapatos.

No es tanto una visión distópica del futuro como una muestra del cambio generacional. Ya no tenemos una brecha digital, los padres de ahora han crecido jugando al pong y conectándose a modems de 56Ks, así que están familiarizados con la esta tecnología, pero hay cambios más sutiles y más importantes en el uso que hacen de ella las nuevas generaciones y, sobre todo, el grado de integración que tienen estas en su vida desde un principio, y las implicaciones a nivel social y cultural están por ver, y pueden ser de lo más interesantes.

No sé de ningún estudio que mida la influencia de la tecnología en edades tan tempradas, pero lo que es seguro es que estamos viendo crecer a la primera (¿quizás segunda?) generación de cyborgs.