Cuando Facebook era una red social

Esta es una entrada de ficción y no está pensada para ser leída como una noticia o un artículo de opinión.

La verdad es que muy pocos saben que Facebook debe su nombre a los directorios de alumnos que se daban en algunos centros educativos antiguamente. ¿Le sorprende?

Surgió con el auge de las redes sociales, cuando el término aún era nuevo, de entre un montón de competidores que estaban saltando a la que empezaba a llamarse web 2.0, y como un pez especialmente hábil y retorcido que sale del agua y devora a sus hermanos, se hizo con una posición dominante del ecosistema del Social Media durante un par de décadas, aunque hacia el final de este periodo su posición en la industria del machine-learning, Inteligencia Artificial y negocio de datos sobrepasaban sus ingresos en Redes Sociales.

No ponga esa cara hombre, ahora puede sonar raro, pero en su momento tuvo todo el sentido del mundo.

De hecho, hace 25 años seguía sacando beneficio de información obtenida hace casi un siglo, gracias a que en su día tuvo casi a la mitad de la población mundial registrada en una u otra de sus redes volcando en ellas una cantidad ingente de información, cuando Internet era joven y la sociedad no era consciente de que en una generación la privacidad sería más importante que el dinero. Al fin y al cabo, si lo piensas, los avances tecnológicos, médicos, sociales… estaban volcando miles de millones en la economía mundial todos los días; incluso con la incertidumbre del impacto ambiental, había dos opciones obvias: O la importancia del dinero se reducía drásticamente o todo se iba al carajo, y en cualquiera de los dos casos no valía de nada prostituirte en cientos de redes para conseguir más notoriedad, más ego, más oportunidades… pero la gente lo hacía.

Sí, sí, es verdad, tiene usted un buen argumento. Bien pensado no es tan diferente a lo que hacemos hoy, pero existen matices, matices importantes, no compartimos la misma información ni del mismo modo y tenemos la propiedad final de lo que publicamos, y eso es un cambio radical.

A lo que iba, hasta hace 25 años siguieron sacando partido de la información volcada por sus usuarios originales, ¿lo sabía? ¿Sabía que desarrollaron toda una serie de IAs específicas para contrastar la información de sus usuarios con otros sets de datos e incluso actividad anónima en Internet? Ya sabes, una mezcla de patrones de horarios, semánticos, socioculturales y buena parte de predicción sin teoría. ¡Y bum! De repente tienes a los nietos de la generación Facebook recibiendo SPAM obtenido gracias a una red social que ya daba sus últimos coletazos cuando sus padres entraron a la universidad, y de la que nunca han oído hablar, pero ahí está.

¿Que cómo podían obtener información de gente que nunca había estado registrada? ¿De 2 generaciones después de que facebook quebrara como plataforma, y chavales que no saben que nunca fue una red social? No tengo ni idea, y seguramente ellos tampoco. Es el problema de la puta predicción sin teoría, dejas a una máquina con más capacidad de computación que la población de California combinada a contrastar información, y te devuelve datos que resultan cuadrar, pero no tienes ni puta idea de cómo la ha obtenido. Sí, ahora desarrollamos IAs que traducen ese trabajo de supercomputación e intentan rebajarlo a nuestro nivel, pero en cuanto te metes en esos círculos ves que ni siquiera así nos enteramos de nada. Ni sin una ampliación, y ahí estamos pisando arenas movedizas entre la frontera entre un ser humano y una máquina.

De todas formas aquellos eran tiempos muy diferentes. Los tiempos de las megacorporaciones, de empresas de miles -e incluso decenas de miles- de empleados, cuando las cooperativas casi no existían y la gente se moría en todos los países del mundo. ¿Te imaginas? Incluso en un contexto sin administración mediante IA resultaban modelos de organización poco eficiente.

Pero estoy divagando, ¿cuál era la pregunta? Ah, sí, eso.

No, no se preocupe, es una confusión común pensar que Facebook surgió como una herramienta del antiguo gobierno de los Estados Unidos de América. Es verdad que esta y otras redes y herramientas tuvieron un gran protagonismo en muchas de las revoluciones de principios del siglo pasado y que tuvieron un papel esencial en el periodo de balcanización posterior, pero no fue una implicación directa, sino dos necesidades que convergían. Hay historiadores que interpretan el auge del Internet social de principios del siglo XXI con los atentados de las torres del 2001 y la necesidad del gobierno de EE.UU. de obtener información como una forma de prevención antiterrorista, pero no comparto esa tesis, creo que la red social, como concepto, era una inevitabilidad histórica.

No, el placer es todo mío, encantado de ayudar en una investigación en curso. Si no le incomoda la respuesta, ¿es usted una IA o una persona? Me lo imaginaba, pero bueno, ha sido una conversación realmente agradable, ha aportado algunos datos que no había barajado. Por supuesto, contácteme cuando quiera.

No, no. Por supuesto que estoy al corriente de la hostilidad entre el gobierno de California y los EE.UU. por la propiedad intelectual de estos datos, pero al fin y al cabo, en los tiempos que corren, ¿a quién le importa lo que diga su gobierno o el mío?