Google no es racista, pero tú sí

Hace unos días se armó cierto revuelo porque Google es racista.

Al parecer, si usas el buscador para buscar tres jóvenes negros encontrarás fotos policiales, mientras que para tres jóvenes blancos encontrarás fotos idílicas. Si buscas peinados profesionales, encontrarás mujeres blancas y si buscas peinados poco profesionales encontrarás mujeres negras.

¿Qué hemos hecho nosotros para merecer un buscador tan racista?

Leer más

Follarte a un robot

En su novela “Los desposeídos”, Ursula K. Le Guin creó una sociedad utópica anarquista en la luna. En el idioma de esta sociedad “perfecta” no existe la palabra “follar”, o más concretamente el concepto de “follarse” a alguien. Para ellos el acto sexual se produce entre dos personas, no se ejerce la una sobre la otra. Por ello lo más cercano que tienen para entender el “follarse” que usan las personas de su planeta de origen, es el concepto “violar”.

Tras leer este libro me prometí intentar no hablar de si alguien se tira a alguien se le follan. Se folla con, no se folla a nadie.

Leer más

La ciencia (social) de Interestelar

Mucho se ha hablado de la ciencia detrás de Interestelar. No me cabe duda de que la concepción del espacio y el tiempo como dimensiones no lineales y su correcta representación en la gran pantalla, o de que lo guay que es ver la teoría de la relatividad en acción, o la visión de la gravedad como una fuerza almacenable. No es que todo eso no me interese, es que A) no estoy intelectualmente equipado para explicar a nadie estos temas y B) creo que ya han sido explicados hasta la saciedad en un millón de sitios.

De lo que no se ha hablado tanto es de que Interestellar presenta una dimensión igualmente interesante desde una perspectiva social. ¿Cómo puede ser tan diferente el mundo que nos plantea? ¿Qué conceptos interesantes de las ciencias sociales trae consigo?

En mi opinión, unos cuantos.

Leer más

¿Por qué no nos comemos a los muertos?

¿Qué pasa con Hannibal Lecter? ¿Cuál es el problema de Leatherface para vestirse y comerse a sus víctimas? ¿Qué coño le pasa por la cabeza a Patrick Bateman cuando se come a la peña?

Si nos basásemos en el estudio de la ficción de producimos, pareciera que el canibalismo es una práctica repudiada pero que al mismo tiempo resulta una constante a lo largo de la historia humana. Es uno de esos crímenes que nos causan al mismo tiempo atracción y repulsa. ¿Cómo puede alguien devorar a un semejante? ¿Acaso no es alguien así la mismísima representación del mal?

Es por eso que el canibalismo añade una capa adicional de irracionalidad al personaje, lo convierten en algo totalmente ajeno a nuestra cultura, valores y forma de ver el mundo. Un zombie no daría tanto miedo si su objetivo fuese matarte. Pero quieren matarte y comerte, no siempre en ese orden, y eso da un miedo que te cagas.

Menos mal que en el mundo real esas cosas no pasan, ¿verdad?

Bueno, eso es una verdad a medias. Empecemos por el principio.
Leer más

Psycho-Pass: gore, libre albedrío y minority report.

El concepto inicial de Psycho Pass es muy similar al de Minority Report, preocupántemente parecido. Este anime publicado en el 2012 nos plantea preguntas sobre el destino, la libertad individual y la sociedad en general ante la misma premisa que la obra de Dick: ¿es ético juzgar a una persona por los crímenes que todavía no ha cometido? ¿Puede una sociedad ser justa basándose en esta premisa?

Leer más

El #Gamergate y el machismo en el videojuego

Esta no es la típica entrada del blog, así que si no te interesa la actualidad del mundo del videojuego, quizás sea mejor que pares de leer aquí. Si estás al día, puede que sepas lo que es el #Gamergate, si no, es algo lo suficientemente importante como para escribir sobre ello aunque no esté directamente relacionado con la temática del blog.

Todo empieza con la desarrolladora Zoe Quinn haciendo un juego: Depression Quest.

Sigue con un ex-novio celoso que la acusa en Internet de mantener relaciones sexuales y personales con la prensa que evalúa sus juegos. La primera acusación se desmiente, la segunda parece que se confirma. Este hecho hace estallar la rabia del colectivo gamer de dos formas: los que están hartos de un periodismo -el del mundo del videojuego- plagado de corrupción, y los que están cansados que se cuestione el papel predominante del varón blanco heterosexual en el mundo del videojuego y tiene como misión “enseñar a esas zorras una lección”.

Leer más

“Estamos cerca de la primera muerte por realidad virtual”

El otro día el desarrollador Denny Unger comentó en una ronda de preguntas y respuestas sobre Realidad Virtual que “estamos muy cerca de tener la primara muerte por realidad virtual”.

Según su planteamiento, recogido en gamesindustry, los nuevos dispositivos de realidad virtual ofrecen una experiencia tan inmersiva que es capaz de hacer sentir experiencias mucho más intensas, y que si se utilizan para juegos que busquen inspirar miedo o asustar al usuario, pueden acabar matándolo. De hecho, Denny no duda de que esto ocurrirá más pronto que tarde.

En el fondo esto no es raro, ya hay personas que han fallecido tras sesiones demasiado prolongadas de juego, por lo que no es de extrañar si pensamos que puede suceder lo mismo si el estrés se acentúa y la experiencia más absorbente. Al fin y al cabo, ya he visto youtubers llorar del miedo con algunos juegos del dispositivo. Y eso que son indies con unos recursos limitados detrás.

Así que, ¿morirá la gente por utilizar estos dispositivos? Pues casi con total seguridad, sí.

Igual que una montaña rusa, que saltar en puenting o hacer paracaidismo tienen advertencias y limitaciones de la responsabilidad de la empresa, es posible que empecemos a ver anuncios similares no solo en el Occulus Rift, sino en otras formas de ocio interactivo. Los videojuegos imitan a la vida, y con ello nos llevan cada vez más cerca de sentir de verdad, de hacernos daño de verdad, pero también de permitirnos reflexiones más profundas, relaciones más complejas y en definitiva, una repertorio emocional e intelectual que, quizás, quedaba reservado a la literatura.

Es cierto que de momento estamos utilizando este medio para matar todo lo que se mueve o mostrar conductas repudiables, pero las muestras de que el sector está madurando y tiene ganas de llegar a nuevos campos son obvias, y de una forma o de otra, la realidad virtual y todas las formas en las que se expanda el videojuego, van a darnos experiencias de muerte